Camino de Santiago León-Santiago 2º Parte

Jueves 19 de agosto de 2,010

Tras una noche en que los ronquidos y los ruidos casi no me dejan pegar ojo, donde Alberto me pidió un ibuprofeno a media noche por su dolor de cabeza, después de despedirnos de Anna, arrancamos rumbo a Ponferrada

Alberto y José en la puerta del albergue

Sobran los cables

Que gozada de sitio

Y llegamos a Ponferrada, la capital del Bierzo nos esperaba para provocarnos las primeras lagrimas y sin sabores del Camino, pues en ella decíamos adiós a nuestros amigos Victor y Jose, Alberto decía que les echaba mucho de menos, pues imaginate lo que les echaba yo después de tres intensos días, el domingo eramos tres desconocidos y hoy les tenía que decir adiós, y sólo de pensarlo se me partía el corazón de dolor, mi chicos...

Pero ellos se tenían que recuperar, iban tocados y así no podían seguir, tenían que hacer una parada técnica y coger energías para llegar a Santiago.

Se quedaron junto al Castillo Templario, íbamos a entrar pero no nos dejaron, ellos si pasarían.

El grupo antes de separarse, junto al castillo de Ponferrada

Desayunamos con ellos en el mismo hostal donde se alojarían



Victor le dijo a Alberto que me cuidará, no te preocupes,me cuidó bastante bien....

Lo siento momento Freddy Mercury....


Profundamente apenados los peregrinos abandonaron Ponferrada en dirección a Villafranca del Bierzo, sin embargo ya nada sería como antes, estaban tristes , incluso alguien estaba callada...

Porque la canción de Sabina la podríamos poner al revés y reescribirla diciendo este adiós si maquilla un hasta luego, este nunca si esconde un ojalá, nos sobran los motivos para estar tristes, pero felices porque pronto habrá un reencuentro.

Iglesia a las afueras de Ponferrada

Otra iglesia más

Iglesia de Columbrianos, y como estaba abierta entramos, era preciosa.


Antes de desayunar en el kilómetro 200 le hicimos a Irene una fotografía junto a este monumento a la mujer campesina del Bierzo

Iglesia capilla de San Blas


Y de nuevo al Camino, estaba vez tocaba llanura, flores y calabazas mientras íbamos avanzando hasta Fuentes Nuevas



Una barra gracias, la primera vez que lo veo en mi vida


Toca coger agua, todavía no había vuelto a las andadas de Pamplona, ni Torla ni Aínsa, ni ???, vamos que no había salido la vena gamberra del agua.


Arquitectura popular


Iglesia de Fuentes Nuevas, que para no variar entramos, allí descubrímos que los curas también pueden ser obreros, pues el parroco estaba trabajando en ella.

Me dió permiso para hacer las fotos, hasta tuvo el detalle de encenderme la luz para que saliera en perfecto estado el retablo, y en su homenaje así lo pongo

y como “Esto es el Camino” el sacedorte nos estuvo explicando un poco la iglesia, y nos enseñó la última cena pintada en la bóveda, la verdad es que la experiencia fue única, gracias patter.


Seguímos avanzando, nosotras íbamos tarde y nos percatamos que el hombre que nos deseaba buenos días y buen camino tenía ganas de hablar, pero Alberto si lo intuyó (momento bruja lola del tito Alberto), y le dijo buenos y calurosos días.

Estuvimos con él un buen rato charlando, nos regaló unas manzanas ecológicas que él mismo cultivaba, la verdad un sol de hombre “Esto es el Camino”.


En camponaraya, vimos estas fuentes y tocó momento tonto...


Irene


Alberto


Y como no, yo



Y llegamos a Cacabelos, bonito pueblo capital del vino con denominación de origen El Bierzo

Esta es su sede


Fuente junto a la sede de la denominación, que calor madre mía, perdí las veces que me moje el pelo incluso en Cacabelos metí la cabeza directamente.



Entramos en la sede, no había nada, ni sello ni visita ni nada, así es que con las mismas nos volvimos al Camino

Entramos en Cacabelos, un precioso pueblo, famoso por hacer el mejor cocido maragato de la zona y para mi famoso porque el autobús estuvo a punto de quedarse atrapado en sus calles cuando pasé dirección a las Medulas

Esto es la Moncloa




Iglesia


Y como el hambre apretaba, Alberto y yo íbamos mirando los bares, pero al ver la alegría con la que salían este simpático grupo del bar, a parte de aplaudirles la magnifica interpretación del Asturias Patria querida, decidimos entrar, pues seguro que nos iban a tratar de maravilla y quedaríamos satisfechos...

Cartel del bar, en español y japones

El pan promete, ¿Que tengo que hacer para me manden estos panes a mi casa?, ¿no existe telepan?


Y llego nuestra recompensa

Alberto que se te van los ojos...


Y los chupitos invitación de la casa

Y después de decidir que les daríamos una sorpresa en el O Cebreiro a estos, después de reírnos preparándoles la sorpresa, de intentar maquinar como hacerlo sin que se dieran cuenta, después de no apreciar la intuición de Jose, porque él desde el primer momento se olió la sorpresa, decidimos salir del bar, por cierto majos, menos mal que no os dejamos las cañas pagadas en el sitio porque pasasteis de largo

Alberto e Irene saliendo del bar

Como me gusta el pueblo, sobre todo la calle Calexa Sixtina


Lo dicho yo tengo que volver por aquí


El río Cua a su paso por Cacabelos


Niños tirándose desde lo alto del trampolín


Iglesia y albergue de Cacabelos, seguimos hacía adelante


Lo siento soy una friki


En esta fuente directamente metí la cabeza, ya no podía más, me había quemado las piernas y la cabeza me dolía un montón

Tocó alto para recuperarnos y de paso charlar un rato con las madrileñas de Leganés.


Y siguiendo los consejos de Jose, seguimos por la carretera en lugar de irnos por el otro camino alternativo, hasta que llegamos a un punto que la tuvimos que abandonar para entrar en Villafranca del Bierzo, serían cerca de las 18:00 horas aproximadamente, pero el Camino esta plagado de sorpresas como este museo

ohhhhhhhhhh que bonito


Se ven Las Médulas!!!!!!!!!, que recuerdos!!! como diría mi amigo Carlos, los adjetivos no hacen justicia a la belleza del sitio, las palabras se quedan cortas, sólo cabe mirar y abrir bien los ojos para que la mente retenga y procese toda la información que las retinas están captando, coger aire y aspirar el embrujo que las rodea, y los oídos se llenen con los cantos de los pájaros mientras se encamina como si se estuviera caminando por una zona de duendes y elfos...

Allí además está la Herreria de Compludo, y su magnifico bosque de castaños milenarios, otro lugar único, de hecho mi foto de perfil de este blog es el tronco de un castaño del bosque de Compludo.


Llegamos a Villafranca, por fin!!!!!!!!!, aleluya, aleluya, aleluya, aleluuuyaaaaaaaa



Villafranca y sus monumentos



Una verdad como un templo


si lo admito estoy enferma, otro reloj solar más...


El albergue privado estaba cerrado por plaga de chinches y el público estaba lleno, fuimos en busca del polideportivo y yo de paso me compré la esterilla y así pasé a ser mochila con patas.

Menos mal que nos dio por preguntar en la oficina de turismo, pues a los peregrinos habían destinado la zona de acampada, un edificio con colchones en el suelo, con símbolos franquistas y duchas de agua fría, y eso que el chico que nos atendió dijo que no nos duchararamos más de dos a la vez para evitar que saliera fría, daba igual dos que uno, salía fría y punto.

Después de la reconfortante ducha de agua fría, por lo menos los músculos se tonificaron fuimos a comprar la cena y algo para comer al día siguiente, por cierto un gran acierto comprar los zumos fruco... no los vuelvo a tomar en mi vida

La pena fue haber llegado tan tarde y no habernos podido dar un bañito en la playa fluvial, pero allí cenamos con un catalán-gallego medio borracho y un catalán que estaba haciendo el camino en bici, que tuvo los webs de meterse anocheciendo en el agua.

La playa fluvial


Nuestro amigo el valiente, nos contó que se había casado para que su ex tuviera los papeles y que se había comprado practicamente una aldea en Galicia, que pensaba irse para allá con su ex-cuñado... curiosa la vida de este hombre, además había estado en la brigada de montaña de Jaca, Pirineos que morriña....



Viernes 20 de agosto 2,010

Villafranca del Bierzo- Vega de Valcarcel 16 kilómetros,

Hoy supuestamente ascenderíamos el mítico O Cebreiro pero lo haremos de dos veces para recuperarnos nosotros y que reencontrarnos con Victor y Jose, anda que no os echamos de menos anoche en la playita...


Desayunamos en un bar, muy cerca del albergue, y empezamos a contemplar Villafranca al amanecer




Adiós Villafranca.


Nuestro Camino


Abrazadas a un árbol


Irene y Alberto


Una ardilla!!


Playa Fluvial en Pereje, y aquí vayamos por partes.

Nos desviamos un kilómetros aproximadamente para ir a conocer este bonito lugar, por cierto el lugareño, que majo, que bien que se expresa, como no había conocido a este simpático señor, si señor por decir algo, antes, madre mía que borde.

Les llamamos para saber por donde iban y resulta que ya estaban en Villafranca esperando a que abrieran el albergue, y cuando el incauto de Victor nos pregunto que donde estábamos la respuesta obvia, de cañas en algún lugar....

José ya se imaginaba que les esperaríamos en O Cebreiro, sobre todo cuando les insistimos que nos llamaran cuando llegaran arriba.

Desayunamos una rica cecina y un no menos rico zumo fruco, he dicho rico zumo???, pues bien, resulta que el de Alberto si estaba bueno, pero Irene y yo estábamos con una cara de asco tremenda, y mirábamos disimuladamente la fecha de caducidad del dichoso zumo.

Cuando Alberto comentó que estaba buenísimo nosotras amablemente les decidimos el nuestro y cual no fue nuestra sorpresa al comprobar que los nuestros estaban malos, así estábamos nosotras dos, que caras de asco...

Reloj solar en Pereje



Se ven truchas!!!


Como se nota que Irene nos había tratado, así estábamos nosotros de frescos, esta parada tuvo lugar después un buen desayuno en un bar de carretera y de un momento de charleta con un matrimonio de El Escorial



Tras decidir donde íbamos a pernoctar si en Ruitelán o Vega de Valcarcel, nos decantamos por este último

Alberto e Irene en Vega


Un bonito Mirlo??? Dehesa socorro te necesito para que me lo identifiques...


Alberto me preparó esta foto, ohhhhhhhhh


Por el viaducto pasamos a la vuelta


Comimos en una panadería unas ricas empanadas, además me llamó la atención porque tenían leche de la marca Gaza, si señor, así me gusta una gran marca...

Llegamos al albergue, la responsable había dejado una nota diciendo que volvería más tarde, así es que aprovechamos, nos duchamos, yo me dejé el gel y el champú olvidados allí y nos fuimos a dar un bañito

El catalán-gallego estaba allí pero nosotros nos fuimos a la zona más inhóspita para darnos el chapuzón, el agua no estaba fría, estaba helada


Tras darnos un chapuzón, nos relajamos unos a la sombra leyendo un libro como hizo Irene, otros echándose una siesta como hizo Alberto y yo tomando un relajante baño de sol como hiciera en Los Arcos (Navarra)...

Pero algo perturbo nuestra tranquilidad pues a Irene le cayó una manzana y como si hubiéramos descubierto la teoría de la gravedad se las lanzamos a unos caballos que estaban cerca, estos al ver la comida debieron pensar que eramos sus amigos y les estuvimos dando manzanas, aunque para ello tuviéramos que tirar de las ramas, menos mal que no nos vio el dueño...

Wua-pos

Playita fluvial

Recorrido por el pueblo

Pallozas

Alberto e Irene junto a la palloza

Alberto frene al monstruo

Esto que es lo que es??

Cuidado con la casa, tiene sorpresa

Pagamos el albergue, nos tomamos algo en el pueblo, miramos los correos, probamos los caldos, conocimos al plasta del polaco, estiramos junto a la Irún y luego nos fuimos a cenar la sandía y el embutido junto a Adela, quien nos trajo una botella de vino, menos mal que Alberto estuvo listo y se lo pidió a los de la casa de enfrente.

Nuestro albergue

Este me llamó la atención

Y nos fuimos a dormir pensando en el reencuentro con nuestros añorados amigos...


Sábado 21 de agosto de 2,010


Vega de Valcarcel-O Cebreiro 16 kilómetros, dificultad media, lo malo es el desnivel


Dijo el maestro Serrat que hoy podía ser un gran día, y así fue, fue un gran día llenos de risas y sorpresas...

Nos despertamos temprano porque todavía pensábamos que nos adelantaban nuestros chicos, así es que toco desperezarse y tirar hacia arriba, tocaba lo duro del O Cebreiro, la parte de la subida.

El hinojo nos aromatizaba las primeras subidas


A este nos lo encontramos en un pueblo


Irene en una fuente de Ambasmesetas, cada vez Irene me recuerda más a Blanca una amiga de Barcelona, son iguales, sencillas, amables, fuertes, siempre con animo, siempre dispuestas a ayudar, son dos “luces blancas”...


Empieza el Camino guapo, si señor, a subir!!!!!!!!!!!!!!!


Las digitalis purpurea nos acompaña en la subida


Alberto e Irene durante una paradita, como íbamos esperando no llevábamos prisa ninguna y nos podíamos permitir el parar


Este podría subir mejor que yo la mochila....

Y se acabó la parte bonita de la subida, podía haber sido toda entre bosques, a mi no me importa eh



Dios que belleza, como estoy disfrutando, que buen sitio para patear, volveré a los Ancares sin duda alguna


Típica imagen mía de montaña, pañuelo tarifeño (me lo compré allí), gafas de sol, mochila (la de monte es más pequeña), bastón (estos no son los regulables en altura)y la montaña al fondo.

Alberto e Irene

Gallo que vimos en La Laguna


Palloza, nos aproximamos cada vez más


El brezo nos acompañaba Irene me preguntó que si servía para algo, lo cierto es un arbusto que crece en suelos ricos en nutrientes y que su principal uso es la apicultura, pero en temas de plantas medicinales no he conseguido averiguar ningún dato más

Después de haber tomado un zumo de arándanos del Lidl en un bar hippie, de que un poco más y nos quemamos con la infusión rara que nos prepararon, después de que una de las italianas nos haya adelantado con su bastones unas cuantas veces, después de ver como en un bar de La Faba unos le echaran cara y se fueran sin pagar y se lo encasquetaran a otros, después de conversar con unos de Toledo, que venían desde su propio pueblo en bici, enlazando Ruta de la Lana, Vía de la Plata y finalmente el Francés, después de observar como llegaban dos coches y se bajaban 10 personas, 8 de ellas con mochila y se pusieran a andar, dejándonos atrás a muchos, después de mientras estuvimos desayunando tuviéramos un ojo puesto en los peregrinos que nos pasaban por si estos nos adelantaban, después de todo esto y más, llegamos a GALICIA, POR FÍN!!!!!!!!!!!!!!


Hemos llegado!!!!!



Fin de la subida, ahora sólo quedaba hablar con Jose y Victor para saber por donde iban.

O Cebreiro, pueblo diminuto, famoso porque el cáliz de su iglesia es el mismo que el de la bandera gallega, porque su cura, el gran Don Elías Valiña fue el que señalizo el Camino.

Y Elias merece una importante reseña, lo siento por el tostón, pero este loco hombre tomo la decisión una mañana de 1,984 de señalizar el Camino de Santiago, el material empleado, la pintura amarilla de las obras de las carreteras que los trabajadores le dejaban, de ahí que nosotros sigamos flechas amarillas.

Se fue hasta Francia y así fue pintando flecha a flecha el tramo que se considera más puro del Camino.

Suya fue también la idea de la hospitalidad voluntaria, lastima que la Xunta le importe un carajo este punto, el convenció a unas cuantas locas de este punto, impulsando la federación de amigos del Camino de Santiago, la cual atiende voluntariamente varios albergues a lo largo del Camino, pero aquí Paco podrá darnos algún dato más.

Gracias don Elías


Es curioso, estoy aquí arriba, es curioso la semana pasada cuando estaba esperando el autobús para ir al trabajo, me puse a leer uno de los relatos que pegan los cristales para fomentar la lectura y no pude evitar que de mi boca se asomara una sonrisa pues era un relato de Alvaro Cunqueiro.

Hablaba sobre el O Cebreiro y le preguntaba si era su O Cebreiro, que si existía, me senté en esa ventana e hice el trayecto hasta el metro leyendo al revés, lastima que ahora no lo encuentre para ponerlo aquí...

La verdad no sé si fui de buen humor porque era mi último día antes de las vacaciones o porque sabía que la semana siguiente estaría comprobando si de verdad existe el O Cebreiro...


Pero bueno vayamos al grano, dejemos el modo abuelita cuenta cuentos en un rincón de alguna lejana boardilla y sigamos, que si no llegamos a “la chicha” del día, se acerca el momento de contar reencuentros

Dejamos las mochilas en albergue, nuestro error dejarlas después del banco y no sobre él, pero bueno se puede perdonar.

Alberto en un rato de merecido descanso

Hito en homenaje a Elias

Papeleras de O Cebreiro

Y nos fuimos al bar, más que nada porque nos teníamos que asegurar que ellos llegaran y no lo hicieran de dos veces como nosotros.

Y también porque teníamos que prepararles la sorpresa, que ya no era tal, pero bueno.

Los del bar, fatal lentos como ellos solos, los domingueros organizados un poco tontos, no te dejaban pasar a lavarte las manos, eso si lo mejor que como la francesa se fue, nosotros nos comimos su empanada, nos lo habíamos ganado, pues yo creo que habían ido a matar al cerdo para hacer el lomo, que lentitud...

Después una cola de impresión en el albergue que había un minusvalido en coche y hubo problemas, la gente nos cabreamos, si se viene en coche no se puede pernoctar en los albergues, las reglas son las reglas, sobre todo porque fuera hace un calor espantoso y ya nos estábamos poniendo malos de esperar.

Si estos se hubieran quedado fuera yo lo tenía claro se largaba el del coche vamos, si se largaba...

Tras la ducha a dar una vuelta a controlar el tiempo y comprar las cervecitas frías para cuando ellos llegaran.

Se pensó de todo de dejarles una nota y que se pasaran por un bar y salir nosotros con ellas, pero finalmente y viendo como se había puesto el tema del albergue se opto por resolverlo de otra forma.


Pero el pensar no implica visitar el pueblo, pallozas

Nos fuimos a ver una exposición de fotos del Camino altamente recomendable, mi camino, que tocaba a su fin me hizo recordar grandes momentos vividos.

Alberto subiendo por las escaleras

La escalera se las traía

Hola lindo gatito

Iglesia de O Cebreiro

El cáliz, aunque esté borrosa...

Se aproximaba la hora más o menos, compramos las latas en el bar de la prisa, y nos fuimos a lugar por donde entrar los peregrinos.

Irene y yo tan chulas dijimos aquí no nos ve nadie, toma el primer peregrino que llega y lo primero que ve es a dos chicas con los latas de cerveza, plash!!la primera en la frente.

A buscar otro sitio donde pudiéramos ver sin ser vistos y las cervezas no se calentaran.

A todo esto nosotros les habíamos insistido que cuando llegaran a O Cebreiro nos llamaran, y allí estábamos llenos de ilusión, nervios, esperando el reencuentro.

La gente iba subiendo, pero Alberto que estaba más avanzado los vio llegar, Victor miró a los lados, y se metieron por fuera de la muralla, momento que nosotros empezamos a correr por dentro de la muralla, observándoles y escondiendo entre los coches, hasta que a la altura de la puerta de la Iglesia, cuando Jose ya tenía el móvil en la mano, les asaltamos diciendo, “Que peregrino, una cervecita”, la cara de sorpresa fue de ordago, el reencuentro fue muy bonito, nos abrazamos todos, y nos fuimos raudos al albergue por si no ellos se quedaban sin sitio.

Abrieron la cervecita que todavía no estaba muy caliente y se la fueron bebiendo mientras avanzábamos entre risas y bromas

Se lo esperaban, ellos sabían que nosotros estaríamos allí, luego me enteraría de que ellos esperaban pillarnos en algún punto, pero al final no hizo falta, el O Cebreiro es un buen sitio para los reencuentros.

Lo que hace los sitios especiales son los momentos vividos allí y sin duda alguna para mí el O Cebreiro siempre tendrá un lugar destacado en mi corazón...

Les dejamos que se ducharan y después nos fuimos al bar de las prisas a celebrar el feliz reencuentro.

Nuestras caras lo dicen todo sobre el momento

Al final se cumplió, el adiós se maquilló en un hasta pronto, la tristeza se convirtió en alegría y las lagrimas de tristeza en risas de felicidad, sólo nos faltaban los orcos tocando la trompeta...

Las bambas, que Alberto le llamaron tanto la atención

Definitivamente es un bello lugar, Cunqueiro tenía razón es el lugar de los sueños y las ilusiones

Nos encontramos con Adela,ya practicamente integrada en el grupo, les llevamos a ver la exposición y luego a la salida no lo pudimos evitar momentos fotos, los que les hacemos el hueco eran los autores de la exposición

Y la contraportada del disco, Grandes Momentos del Camino

Al hombre de la exposición también le hicimos una foto

De vuelta al albergue foto con “bicho”, Victor y al fondo los Ancares

Simpático peregrino

Estiramos todos detrás del albergue, nos fuimos a cenar a la cocina del albergue, pero las puestas del sol, son las puestas del sol, y había que fotografiar el ocaso de un gran día


Gracias por el día de hoy

Cenamos, y sobre todo nos reímos, por que amigos, esto es el Camino...

Mañana más y mejor, pero todos juntos.

Si Serrat, hoy puede ser un gran día si te lo planteas así, único por vivir, por sentir.

Hoy ha sido un gran día.

No podía avanzar en el relato sin contar el camino de Victor y Jose, o Jose y Victor, podremos lo importante, es decir, los de los cubatas de Jose

Victor tuvo que visitar a un fisio en Ponferrada que le puso la tira rosa en el pie, y le alivió algo, y luego se fueron a lo mejor de Ponferrada, es decir de vinos y cecinas, que eso nos lo habían contado.

Y cualesquiera que fuera un mago en busca de su espada, nuestros amigos se enfrentaron a sus miedos, los vencieron y continuaron con el Camino, sabiendo que Compostela les aguardaba.

Victor cuando termines de leer el libro sabrás de que hablo de demonios, castillo de Ponferrada y demás.


Castillo de Ponferrada

Interior del Castillo


Jose en su salsa, estaba tan en su salsa que le dijo si se iban de iban de cubatas.

El lo negó dijo que fue su subconsciente, ya y un jamón de pata negra con denominación de origen guijuelo, era tu consciente quien lo dijo lo de los cubatas...

Victor en Cacabelos

Jose y los viñedos

Entrando en Galicia, animo chicos que os queda menos para las cervecitas

Me he dado cuenta de que tenemos casi las mismas fotos de los Ancares, la zona es para tener tiempo y patearla

Autores de las fotografías: Alberto, Victor y Nieves, sin las fotos de Alberto y Victor no hubiera podido poner las fotos que ilustran el blog.




2 comentarios:

Victor dijo...

Gran relato Nieves, me encantó la parte de Ocebreiro, sois grandes, muy grandes chicos.

Nieves dijo...

Vosotros si lo sois, la semana que viene me meteré con la parte final y con el epilogo
Besos